Autor


El autor de esta bitácora soy yo mismo, Plácido Navarro (1957). Vivo no muy lejos de Valencia, en España, y desde hace ya unos cuantos años me dedico, entre otras cosas, al estudio de las humanidades, con especial atención a la filosofía e historia. Pero al final, he de darle la razón a Sócrates y admitir que no sé nada.

Te confieso que la epistemología es una materia que se me resiste. Leía libros y apenas entendía de qué iban, algo que no suele ocurrirme con los de historia, por ejemplo. Tras naufragar repetidamente, deduje, no sé si acertadamente, que hay una razón oculta por la que los autores que teorizan sobre el conocimiento lo hacen desde un discurso sólo apto para iniciados.

Para empezar a navegar por las aguas bravas de la epistemología, me ayudó el hecho de encontrarme con un pequeño manual para principiantes, cuya autora es la argentina Denise Najmanovich. Me ayudó aún más, que dicho manual viniera ilustrado por su compatriota Mariano Lucano. A veces las cosas sencillas tienen un valor inesperado, al menos para un principiante como yo.

De ahí pasé a la idea de editar una bitácora sencilla sobre temas de epistemología o filosofía que sirviera para explicaros qué era eso que estaba estudiando (y no entendiendo). Pienso que cuando escribimos es cuando comprendemos y, por eso, también me serviría a mí para conocer sobre el conocimiento. Y para conocerme a mí mismo.

Al escribir nos construimos, de algún modo, a nosotros mismos. Por eso te recomiendo que escribas tú también siempre que puedas.

¿Y al dibujar?

Bueno, dibujar es más difícil, me dirás. Pero también ayuda. En cualquier caso me decidí a dibujar yo mismo las viñetas. ¿Por qué? Pues porque me decís que se me da bien eso de dibujar. Y porque parece que os alegráis al ver un nuevo dibujo. Sé que éstos no van a estar nunca a la altura de mi admirado André Franquin (1924-1997) pero trataremos de ir mejorando. Paciencia y comprensión, es lo que te pido.

Este es, pues, un proyecto con pretensiones sencillas. Ni escribo ni dibujo para los académicos, sino para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario